¿Puedo comer fruta durante el embarazo?

Son muchas las embarazadas que acuden a consulta con la misma duda, pero lo que resulta realmente alarmante es que la contraindicación de comer fruta en el embarazo venga dada desde personal sanitario estrechamente relacionado con este proceso, y que la justificación sea que se pueda ganar peso debido al contenido en “azúcar”.

Lo primero que quiero hacer es una puntualización acorde con lo del peso, del cual hablaré más adelante en otro post. Es totalmente innecesario meter miedo a las futuras mamás con la ganancia de peso, si se piensa que la mami puede necesitar algún tipo de pauta o dieta especial, lo más lógico sería remitirla a un Dietista o Nutricionista, ya que será nuestra competencia tratar este aspecto.

Pero ahora ahondando dentro del tema de la fruta veamos unas cositas:

Come la fruta que te de la real gana, pero tampoco te acabes una sandía de dos kilos, cuatro plátanos y dos manzanas. No existe ninguna razón por la cual reducir o suprimir el consumo de frutas en una embarazada sana (en diabetes habría que controlar un poco más lo que se consume en general, pero se seguiría comiendo fruta), teniendo en cuenta que la población en general ya come bastante poca.

Podemos explicar que hay dos tipos de “azúcares” por así decir y que se me entienda, el intrínseco (natural de los alimentos, como el que puede tener la fruta) y el libre (o añadido, por ejemplo el de los productos ultraprocesados). Pues bien, no tendamos a reduccionismos, no pensemos en un único nutriente, si no en la matriz del alimento, en este caso el de la fruta, ¿qué nos aporta la fruta?:

    • Agua.
    • Vitaminas y minerales.
    • Fibra.
    • Antioxidantes.

Pero, ¿Cúal es la mejor manera de comerla?

Mejor entera que en zumo: conservaremos toda la matriz de la fruta, sobre todo algo que nos interesa mucho, la fibra, la cual nos saciará y hará que el “azúcar” de la fruta pase a la sangre más lentamente por lo que no habrá un rápido pico elevado de glucemia, al contrario de lo que pasaría tomando un zumo,

¿Por qué?

Pues por dos motivos principalmente:

  • En un zumo ingerimos más piezas de fruta.
  • Quitamos la fibra que es la encargada de ralentizar el pase del azúcar a la sangre.

¿Entonces realmente que te va a engordar?

Pues un balance calórico positivo, es decir, más Kcal consumidas de las gastadas y sobre todo de lo que una embarazada debería de alejarse es de los ultraprocesados, no de las frutitas.

Por último recordaros otra cosa SÚPER importante: LAVAR MUY BIEN LA FRUTA antes de ingerirla para evitar el pase de posibles microorganismos patógenos o restos de “químicos” (necesarios para la seguridad alimentaria) a nuestro organismo ocasionándonos enfermedad.

Así que , embarazadas mías, ¡COMED FRUTA! y si es local y de temporada mejor 

 

 

Nuria Arias Fernández Dietista de Nut & Fit