Estamos cada vez más cerquita del verano y ya las comidas fuera de casa empiezan a ser más constantes.

Comer fuera de casa no tiene que ser un suplicio si sabemos hacer buenas elecciones, así que empecemos por unos consejos para no acabar la comida con remordimientos:

  • No llegar a la comida con mucho hambre: Llegaremos pensando más en la comida y acabaremos escogiendo opciones poco saludables o cantidades de comida muy grandes.

 

  • Elección de la bebida : Es un hecho que el alcohol debería de quedar descartado ya que no es una opción saludable y nos aportará Kcal totalmente superfluas. Podemos optar por agua, agua con gas y limón incluso algún té o infusión fría si nos apeteciese.

 

  • Evita el pan : Cuando nos ponen el cestillo de pan a veces es difícil no estar picoteando constantemente entre plato y plato y al final nos comemos media barra de pan o más a lo tonto, por eso es mejor comunicarle al camarero que no queremos pan y si hay opción, que únicamente sea una rebanada.

 

  • Primer plato: Intenta que las verduras sean las protagonistas, preparadas a la parrilla o la plancha que ahora con el buen tiempo sueles estar en bastantes cartas, cremas frías como el salmorejo o alguna ensalada, evitando añadidos como salsas, cebolla frita, bacon, picatostes… que se note la parte vegetal .

 

  • Las salsas: Mejor rechazarlas, intentar aderezar con AOVE, vinagre, pimienta o si se tienen especias, parecerá una frikada, pero un botecito pequeño para cuando vayamos a comer fuera con una mezcla de especias que nos guste nos puede ayudar.

 

  • Segundo plato: Escoge carne, pescado, pollo, tofu a la plancha, brasa o al horno. Evitemos que lleven salsas (siempre se puede pedir que no se la añadan), que vayan rebozados y fritos. También podemos optar por un plato de legumbres si no están cocinadas con chorizo, morcilla o tocino… Intentaremos también que las guarniciones sean verduras, ensalada, arroz… evitando los fritos como las patatas, croquetas…

 

  • El postre: Aquí es cuando ya estamos llenos, pero en nuestra cabeza ruge el llamado estómago del postre, que hace sitio para lo que haga falta. Pues no. De postre la mejor opción es fruta, y en muchos sitios aunque no la ofrezcan la tienen. Si no soportamos la idea de no probar esa tarta de queso y estamos acompañados, la mejor opción será compartir el postre, pero esto debe ser una excepción sin optar por ello todas las semanas o días que comamos fuera. Be fruit my friend 😛 .

 

 

¡Y recuerda! Después de la comida a dar una vuelta para subir el NEAT, que si no sabes lo que es tenemos aquí una entrada donde nuestro entrenador personal te lo explica. (http://nutandfit.es/blog/sabes-lo-neat-aprovecharlo/)