fbpx

Navidad, ¿dulce Navidad?… Te propongo un reto.

turrón

Navidad, ¿dulce Navidad?… Te propongo un reto.

Combatiendo la “dulce Navidad”

¿Te quieres unir al reto?

La verdad es difícil, sentarse y comenzar a escribir para un público cuando jamás lo has hecho, y piensas ¿Qué buscan?, ¿qué necesitan de mí?, ¿qué puedo aportar?

 

Soy Esther, nutricionista-dietista de NUT & FIT, sé que hablar de alimentación es algo muy común, que todo el mundo a nuestro alrededor “sabe” de alimentación…

Ya, ya… ¿crees que los hidratos de carbono a partir de las 18 de la tarde engordan? ¿piensas que beber 2 litros de agua al día hará que pierdas más grasa?, ¿opinas que el desayuno es la comida más importante del día?, ¿Crees que no es sostenible una dieta vegetariana o vegana?

 

Si has respondido “sí” a varias de estas preguntas, quizá deberías replantear tus fuentes de información. Quizá la vecina del 5º ande un poco desactualizada.

 

No estoy, ni mucho menos, haciéndote creer que no sabes nada. Solo quiero que te des cuenta de cómo nos engañan, cómo hacen que creamos multitud de afirmaciones que son falsa, y que, si pensamos un poco en “aquella bioquímica o aquella fisiología que en su día estudiamos” (en el caso de haberla estudiado), veríamos que obviamente no pueden ser ciertas y carecen de sentido.

 

Bien, si has aguantado hasta aquí quizá no lo esté haciendo tan mal…

 

Vayamos por partes, voy a contarte qué es lo que quiero lograr con mis entradas:

 

Quiero que estés bien informado/a, para ello siempre que me decida a escribir una entrada diferente revisaré los últimos artículos y acudiré a mis fuentes “VIP” en las cuales confío plenamente en cuanto a temas de divulgación (os las iré recomendando, no vamos a descubrir todo el pastel el primer día…).

Te propongo que seas crítico, que me leas a mí, pero que leas a otros compañeros y saques tu propio criterio.

Me encantará que me escribas, me preguntes, interactúes conmigo, me retes y propongas temas en los que tengas dudas.

 

Y ahora ya, voy a darle algo de “chicha nutricional”

¡¡¡Consumidoooor!!!

¡Tápate los ojos cuando veas lo que hay ahora mismo en los stands principales de supermercados!

¿Enserio es necesario? ¿Hace cuántas semanas/meses que ya lleváis viendo los turrones? ¡¿Acaso habéis puesto ya el árbol en casa?! Entonces, ¿por qué vas a comprar turrones?.

Déjame decirte, que ambos sabemos que, si los ponen, es porque alguien peca…

-Yo no Esther, enserio….

Ya, ya… ¡alguien los consume!

No me sirve la respuesta:

-“Es que así… el gasto no es tan de sopetón, yo lo guardo y ya hasta navidad…”

¡Y luego lleváis cachitos de turrón en vuestros jerséis que se os ha olvidado sacudir!

 

Enserio, hay más opciones, y encima saludables y todo.

No nos dejemos engañar con lo primero que nos pongan enfrente, tal y como decía antes debemos ser críticos y también saber tomar nuestras propias decisiones, ¿lo comprarías si ahora no estuviera tan expuesto y además adornado con espumillón? La respuesta es NO, quizá lo comprarías cuando llegasen las fechas…

 

Veamos qué lleva el turrón que nos venden… (por cierto, hay qué ver lo que cuesta encontrar en las páginas webs de éstos proveedores su información nutricional, no sé yo porqué será…).

He escogido un turrón cualquiera, en este caso de chocolate con almendras, de una conocida marca y encima nada barato:

 

Información general

  • Denominación del alimento:  TURRÓN DE PRALINÉ CON CHOCOLATE Y ALMENDRAS. CALIDAD SUPREMA.

¿Qué llevará este turrón de chocolate con almendras?

-Hombre Esther, ¿qué va a llevar?: ¡Chocolate y almendras!

Vamos a ver, no te confíes tanto, mejor lee el etiquetado:

 

Ingredientes y alérgenos

  • INGREDIENTES: Azúcar, almendras (26%), pasta de avellana (11%), grasa vegetal de palma (contiene emulgentes (E 471, lecitina de girasol) y antioxidante (E 304)), manteca de cacao, cacao desgrasado en polvo, pasta de almendra (3%), leche desnatada en polvo, leche entera en polvo, lactosa, sólidos lácteos, emulgente (lecitina de soja) y aromas. 22% de chocolate. 35% de cacao mínimo en el chocolate. Puede contener trazas de cacahuete, de otros frutos de cáscara y de huevo.

 

¡OMG! (Oh my god!)

Esther, ¡pero si lleva azúcar como primer ingrediente!, ¡aceites refinados, algo de cacao pone por ahí y las otras cosas no sabía ni que existían! ¿leci… qué?

 

Exacto, querido consumidor, primera regla:

¡Hay que leer siempre, SIEMPRE el etiquetado!

El saber es poder, y tan solo se trata de dedicar un momento para leer qué contiene ese alimento que va a formar parte de nuestra despensa. ¿Queremos una despensa de comida basura, o una despensa con alimentos de calidad?

Todo depende de ti, de tu elección, de tu criterio y de tus ganas por comer de manera saludable.

 

¿Cómo se traducen estos ingredientes?

Nos viene además en la web (de un supermercado online), la siguiente tabla con el valor nutricional:

  • Declaración Nutricional:

 

100 g
Valor energético 2367/569 kJ/kcal
Grasas 37,6 g
De las cuales:
 saturadas 9,4 g
Hidratos de carbono 44,3 g
De los cuales:
 Azúcares 41,2 g
Proteínas 10,2 g
Sal 0,15 g

 

Ya hemos visto que el primer ingrediente era azúcar, pero ¿qué supone a la totalidad del producto?

Nada más y nada menos que un 41,2 %, casi la mitad del producto es azúcar!!! Esto son 4 sobres de los que te ponen de azúcar cuando vas a tomar el café (suelen ser de 10gr), ahora piensa: ¿Te comerías 4 sobres de azúcar así, “a palo seco”?

¿Y a tus hijos? Este a lo mejor no les compras, pero seguro que te piden alguno con “dibujitos”

 

sinazucar.org

¿Se lo vas a seguir comprando? (sinAzucar.org es un proyecto fotográfico que pretende visualizar el azúcar libre que hay en muchos de los alimentos que consumimos habitualmente, os animo  a echar un vistazo).

 

Existen alternativas, ¿quieres turrón de chocolate y almendras?

Porque no pruebas a hacer un “mix”: trocitos de chocolate con un porcentaje de cacao mayor del 85%  y un “mix” de frutos secos. ¡Más barato, y dónde vas a parar, más saludable y más saciante!

¿Dices que a los peques no les gusta?

¿por qué no una fondué de chocolate puro con unas brochetas de sus frutas coloridas preferidas?

Se lo pasarán genial adornando las frutas con la fuente de chocolate, ¡deja que se ensucien, no pasa nada!, es preferible que coman saludable.

 

¿Y unos mantecados de avellanas?

La receta básica es:

400g de harina tostada, 250g de avellanas tostadas, 200g de azúcar glas, 175g de manteca de cerdo, 5g de canela, semillas de sésamo para adornar.

 

¡Cambiemos la harina tostada por harina integral, el azúcar glas por sirope de dátil (trituramos dátiles y añadimos agua hasta crear un sirope), la manteca de cerdo la podemos cambiar por una mantequilla de calidad y el resto de ingredientes nos pueden servir!

¡De esto modo ganaremos en calidad y aún que sean alimentos muy calóricos, debemos saber que son alimentos que consumiremos muy esporádicamente, pero que mejor que te juntes con los tuyos y cocines con los más peques, ellos se divertirán y tu agradecerás que coman alimentos de calidad!

 

¡Te animas a poner tus recetas típicas y entre todos “les damos la vuelta para hacerlas más saludables”!

Estamos a tiempo de combatir a la “Dulce Navidad”.

Escribe tus comentarios y entre todos te ayudaremos a hacer esa receta que sueles hacer de manera más saludable.

O sube tus recetas a Instagram para que todos podamos disfrutarlas con el hashtag: #NavidadConCalidad

 

Combatiendo la dulce navidad, te reto a cambiar tus recetas.

 



WhatsApp chat